Conviértete en donante

En WeBank sabemos que la ovodonación va más allá de ser solo un tratamiento de reproducción asistida. La donación de óvulos es una decisión que simboliza la generosidad de miles de mujeres que desean ayudar a otras a tener un bebé para formar una familia.

Quiero donar mis óvulos, ¿qué necesito saber?

En el proceso de la donación de ovocitos intervienen dos partes: la donante y la receptora. En WeBank, el banco de óvulos más grande de Argentina, nos encargamos de seleccionar a la donante conforme a las características psicológicas, físicas y grupo sanguíneo-Rh de la receptora.

WeBank-en-que-consiste-el-proceso

En qué consiste el proceso

La donación de óvulos empieza con la estimulación ovárica en la donante. Después, se procede a la extracción de sus óvulos mediante una punción folicular, proceso que se realiza bajo sedación. Cabe destacar que cada tratamiento se ajusta al Índice de Masa Corporal (IMC) de la donante y su reserva ovárica.

WeBank-Conviertete-en-donante-produce-dolor

¿Produce dolor?

La donación de óvulos se caracteriza por ser un procedimiento de bajo riesgo. Además, no causa dolor y es ambulatorio. En WeBank nos enfocamos en personalizar los tratamientos para minimizar el margen de posibles complicaciones en la donante. ¿Cómo lo hacemos? Nuestros profesionales están presentes en cada paso del proceso.

WeBank-donde-puedo-donar

¿Dónde puedo donar?

Tus óvulos pueden ser donados en cualquier parte del mundo. Si estás interesada podés solicitar una cita y te daremos una charla informativa. Luego, en caso de proseguir, evaluaremos tu reserva ovárica y tendrás una entrevista con nuestra psicóloga. Finalmente, te haremos unos análisis de sangre para culminar con el inicio de la técnica.

Preguntas Frecuentes

Ser sana física y mentalmente y tener entre 18 y 30 años de edad.

Se realizan pruebas de reserva ovárica, análisis clínicos, serológicos y psicológicos.

No hay un número máximo recomendado y esto dependerá de hacia dónde destinemos tus óvulos. En general, en WeBank una donante no suele donar más de 10 veces.